Son cada vez más numerosos los casos donde se afectan los derechos de las personas a través de la utilización de perfiles falsos y/o anónimos. Sin embargo, es posible realizar una investigación dirigida a intentar determinar el verdadero autor de los contenidos.

En caso de sospechar estar siendo víctima de algún tipo de delito informático – hacking, cracking, denegación de servicios, fraude electrónico, utilización indebida de imagen, etc. – se cuenta con asesoramiento técnico, jurídico y legal.